CESTA

No hay productos en el carrito.

Seleccionar página

CÓMO EMPEZAR UNA CONVERSACIÓN EN TINDER

Cómo ligar en Tinder: Cita 1

 

Y de repente, abres los ojos y llevas dos años con tu nueva pareja, vives con ella y hasta dormís juntos la siesta. Ahí te diste cuenta que la debías querer fuerte porque despertabas y estabais abrazados, besabas su hombro, despacio, besos pequeños, sin pretensiones.

Y es que el sexo une más de lo que parece. Cuando la quieres, su atrapasueños, su tampón enrrollado en papel higiénico junto tus perfumes y hasta el gato, ni los ves. 

Pasas veranos con sus sobrinos, sus abuelos genial y te haces adicto a sus revista de moda. No concibes cagar sin el Hola. Un día dejas de leer, de mirar y te preguntas…¿qué ha pasado?

Fue en ese momento cuando supe que ya era hora de poner cuernos, me tenía demasiado unido a ella. Y al final vuelves a sentarte un día y escribir: Badoo, Tinder, Loovo…te juras que los pondrás con pibónes, solo modelos. Pero no, acabas haciendo metralleta y tirándole hasta a la gitana coja.

Llegas nervioso al portal, rabo en mano. Y esto que llamas y nada, y ya estás cagándote pero bien en Dios porque te la han pegado. Vuelves a tocar, apretando fuerte el dedo gordo contra el timbre, abren. Suspiras. Pasan los años y aún recuerdas ese olor de la escalera. Ese tercero sin ascensor. Esa decoración que la ves de reojo, porque si la miras más te vas del asco que te da todo.

Subes ligero, pisando duro. Y esto que llegas y la ves en camisón con pantalón de chándal, apoyada en el marco de la puerta mientras le daba una calada a su LM, echando el humo hacia arriba. Iba de peligrosa ella.

Se preparó un café mientras tú, en el sofá, con las manos entrelazas, mirando como un mongolo el gotelé de la pared.

¿Quieres otro?

+ No, gracias. Con un vaso de agua me basta (joder, que yo he venido aquí a follar).

Hablaba muy flojo, os acercáis. Y cuanto más cerca estás, más fea te parece.

Vivía con un tipo, no estaba allí pero había alguna foto suya. Gordo con barba, quizá fuera su padre. Seguro que follaban. 

Enseguida, te pone la mano en el muslo y le empiezas a manosear las tetas mientras le das besos en el cuello, siempre evitando su boca. Ya en pelotas, metes la mano por sus bragas y notas un matorral generoso. 

Y te pones los 2 condones que llevas, para retener más la eyaculación le dices. “Para que no me pegues un buen sidazo, so put*”, es lo que realmente pensabas.

Empecé a meterla, follé y follé, era más bien aburrido, ella apenas se movía, peor de lo que se esperaba. Imaginé lobos follando con gatas, imaginé a Superman follando en el aire mientras caía de un rascacielos, imaginé un coño grande con ventosas, apestoso y anhelante de orgasmos viniendo hacia mí. Imaginé muchas cosas.

Ella sudaba, yo sudaba…las dos gomas sudaban más.

Cuando me corrí, dejé los condones en una esquina del suelo de su baño, por si venía su compañero que los pudiera usar él también. Vuelta y vuelta. Generoso y concienciado con el reciclaje.

Me di un agua al rabo, me despedí de ella y le pregunté dónde había puesto mi abrigo para poder irme mientras ella también se limpiaba. Al no encontrar la salida, di un par de vueltas por la casa y en una de las otras habitaciones vi una cucharilla quemada y papel de aluminio. Recé para que el barbas fuera pastelero.

Infielmente tuyo,
Relatos de un Depravado

¿Te gustan los relatos de Tinder?

Hola, mi degenerada y querida amiga. Déjame que te haga un par de recomendaciones a partir de aquí. Primero podrías seguir leyendo nuevos Relatos de ligar por Tinder, o también podrías visitar La Tienda Online y comprarte algo realmente especial.

Pero además de esto, también ofrezo más servicios. Solo tienes que poner tus datos abajo para suscribirte a la newsletter y yo pueda mandarte una fotopolla. La tengo muy muy glande y puedes verla en foto. El email solo. Aprovecha ahora esta oferta por tiempo limitado.