Sudaderas para chicos: datos, curiosidades y otras cosas aburridas

Una breve historia sobre la sudadera para hombre

“Las sudaderas son importantes de cojones, bro”.

-Kanye West.

Si vives en el hemisferio norte, muy seguramente, tengas un par de sudaderas para hombre baratas en el armario. ¿Estamos en lo cierto? Sí. ¿Estaba Kanye West equivocado? Desde luego que no. Las sudaderas para jóvenes hombres, normalmente están hechas de algodón 100%, con partes como la capucha, cordones ajustables, bolsas de canguro en el torso, alguna cremallera y materiales complementarios como el poliéster. O simplemente nada de lo anterior. 

Las sudaderas con capucha para hombre son una de las formas más sencillas de lucir moderno a la vez que casual, lo que se llama un look cool, a la vez que te mantienes cómodo. Son un elemento básico, sobre todo para jóvenes o adolescentes. Un señor 50 vistiendo sudaderas con gorro, pues también se puede. 

En estos tiempos de división, las sudaderas con capucha de hombre se han convertido en un poderoso unificador entre las culturas, tribus urbanas y clases sociales. Una de las pocas prendas que ha conseguido ser funcional y apreciada, para muchos, el pilar fundamental de la moda. 

Todo empezó hace tropecientos años, cuando te limpiabas el culo con hojas y lo único que se pagaba de impuestos era el diezmo. Y ahí, esa época, estaban los monjes medievales, con sus sudaderas oversize negras con capucha sin nada debajo y los huevazos colgando.

“Humilde y sencillo…pero haz que sea moda”

-Pío VII

En el siglo XVII, las tías ya habían empezado a usar unas especie de hoodies con capucha o caperuza para esconderse cuando iban a reunirse con sus amantes (no había Tinder pero, las que sabían leer, ligaban posteando anuncios en tablones). Luego también estaban los verdugos, esos que llevaban una hoz bien grande, tunicas negras con capuchón y rebanaban cabezas en la plaza del pueblo.

Años después, las sudaderas con capucha de hombre fueron oficialmente inventadas por un tipo en el 1930, y de ahí salió la marca Champion. En teoría, se desarrolló para darle unas condiciones decentes a los trabajadores de un almacén mugroso en Nueva York, y que pudieran mantenerse en caliente durante los inviernos. Y lo de siempre, cuando algo mola, pues todo el mundo intenta copiarte. 

En la década de 1970 dio definitivamente el puntazo, y las sudaderas baratas para hombre comenzaron a despegar fuerte. El hip-hop era moda en EEUU, mientras que en las universidades empezaron a poner chapitas y cosas en las sudaderas. Y ya remataron con la peli de Rocky, donde vimos a Stallone, clase trabajadora, obrero y pobre subiendo las escaleras del Museo de Arte de Filadelfia con una sudadera gris barata.

En los 80s las sudaderas vieron de nuevo su auge, los raperos y los músicos de hip-hop fueron acogidos por la música convencional, y con ellos vinieron las sudaderas de hombre con capucha. Los artistas se estaban contagiando del éxito y fama de los atletas, y ese estilo de excesos se fusionó con el rollito de las pandillas y los ganster. En los 90s, definitivamente las sudaderas de hombre baratas se habían convertido en una prenda básica en cualquier armario de gente civilizada, desde estudiantes hasta banqueros montados en el dólar haciendo running por las pastelosas calles de Beverly Hills. 

Después del efecto 2000 y el cambio de milenio, llegó Mark Zuckerberg (el de Facebook), que desafiando todas las normas corporativas, hizo acto de presencia luciendo sudaderas baratas de marca, camisetas y vaqueros a diario. Se convirtió en un movimiento, una moda. ¿Quién es el estirado que va a seguir usando traje? Pero no se paró ahí el tema, la sencillez e informalidad también atrapó al mobiliario, cambiando las oficinas de trabajo por algo minimalista, creativo. 

A día de hoy, en 2020 las sudaderas han unido el estilismo y glamour con el hip-hop. Con la popularidad de la moda urbana, están dominando en todas las pasarelas, desde Cuenca a París. Sin mencionar a todos los influencers y famosos que se dejan ver con ellas. 

Cada vez nos volvemos más nostálgicos, el pionero fue Rocky Balboa con su sudadera barata gris. Esto era congruente con lo que representaba: clase obrera, tolerancia al dolor, poco talento y determinación para alcanzar el éxito. Para los chicos y jóvenes de cualquier lugar, era una forma de sentirse duros así mismos, provocando que todos queremos comprar sudaderas baratas como nuestro héroe de acción, y empezar a soltar puñetazos a todo el que nos mire un poco mal. 

¿Qué sudaderas llevan los famosos?

No solo los héroes de acción llevan sudaderas de hombre para entrenar, cantantes femeninas como Rihanna, Céline Dion o Madonna se han dejado ver comprando sudaderas vintage. Al igual que Kanye West o Drake, que incluso tienen su propia firma de sudaderas para salir de fiesta.

Eminem también se fundó en la estética llevando el estilo rap-ganster a los blancos. Su sudadera de hombre con gorro y capucha casi gana el Óscar a mejor papel secundario en 8 Millas, era básicamente un actor más. 

Para Mark Zuckerberg era más bien una forma de homenajear al icónico aspecto de pirata informático. Su reptiliana cara rara vez se ve fuera de una sudadera con gorro, aunque la verdadera razón parece un asunto más funcional que estético.

Ya en 2014 dijo algo así como que no quiere perder tiempo y energía en cosas mundanas de su vida, sino invertirlo en cosas que ayuden a mejorar Facebook. Bien por él. Y aunque sus sudaderas con capucha puedan parecer baratas, suele utilizar sudaderas de marca italiana de cachemir valoradas en varios miles…

Si no los tienes, echa un vistazo por el catálogo, quizá no sean las mejores sudaderas para chicos del mundo, pero te seguro que más baratas y masculinas. 

Tal vez te interese:

Camisetas hombre